Centro de Desarrollo Integral

El Centro de Desarrollo Integral

En el barrio El Faro, Localidad de Muñiz, Provincia de Bs. As., Argentina, funciona un Centro de Desarrollo Integral que tiene como objetivos básicos la asistencia y promoción humana de personas y familias en situaciones de necesidad extrema.

En el lugar, y alrededor de un comedor comunitario en el que se entrega el desayuno, almuerzo y merienda a alrededor de 500 personas, se han ido desarrollando diversas áreas de trabajo con el fin de lograr la promoción antes mencionada.

A lo largo de los últimos diecisiete años, esta obra ha ido creciendo no sólo en la demanda de la población sino también en la profundización de los objetivos de promoción personal y social.

Las obras

El grupo alcanzado por el proyecto está conformado por niños con necesidades alimentarías insatisfechas, niños de padres desocupados, niños con alto riesgo social, niños de mujeres solas, niños que quedan solos porque sus padres trabajan, adolescentes, madres adolescentes, y madres, padres y abuelos de la zona.

El Centro, que se inició como comedor en la Sociedad de Fomento del barrio, actualmente tiene sede propia y además del comedor cumple funciones de guardería, jardín de infantes, formación personal y en oficios, servicio asistencial y de salud mental y contención en variadas situaciones de riesgo. La ausencia de instituciones que atiendan a la población en forma integral, justifica el proyecto en la zona.

El C.D.I., además del equipo de Dirección y el personal profesional que interviene en los diferentes servicios, es atendido por mamás del barrio que reciben capacitación sobre el cuidado, atención, nutrición, aprestamiento de los niños, y sobre gestión y organización.

La gestión por parte de las mismas mamás beneficiarias del proyecto, garantiza su continuidad en el tiempo. Asimismo, colabora un grupo de voluntarios de la comunidad en las diferentes áreas de servicio.

El C.D.I. propone que cada persona que recibe asistencia desde alguna de las áreas, efectúe a su vez una contra prestación en el Centro. Esto ayudó progresivamente a forjar una sólida comunidad en la que los habitantes de Barrio del Faro hacen propio el Centro Comunitario, propiciando de este modo su permanente crecimiento.

Los niños, mujeres y ancianos necesitados del C.D.I., son nuestros vecinos, víctimas inocentes de la injusticia, que agradecen, desde su pobreza, cualquier gesto solidario por más pequeño que sea.